Join our family of curious Kansas Citians

Discover unheard stories about Kansas City, every Thursday.

Thank you for subscribing!

Check your inbox, you should see something from us.

Sign Me Up

Excuse the interruption.

Like what you see? For more stories like this, sign up for our newsletter. It drops in your inbox every Thursday.

Thank you for subscribing!

Check your inbox, you should see something from us.

Sign Me Up
Hit enter to search or ESC to close

Luces apagadas: puertorriqueños en KC están ‘cansados’, ‘agotados’

Las secuelas del huracán Fiona han expuesto problemas arraigados en la historia de la isla con Estados Unidos y la corrupción del gobierno

Share this story

“Yo no me quiero ir de aquí / Esta es mi playa / esta es mi sol / esta es mi tierra / esta soy yo” // Translation: “I don’t want to leave this place / this is my beach / this is my sun / this is my land / this is me” 

— Bad Bunny, El Apagón 


Read the English version of this story.

José Martí señala un remolque rojo que contiene una batería recargable y un generador de electricidad. Que, en ese momento, mantenía encendidos los altavoces del DJ.

“Esto es lo que las familias en Puerto Rico están usando para tener electricidad en sus casas,” dice Martí, presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Greater Kansas City.

Es un contraste evidente con la forma en que estos dispositivos se usan normalmente.

This is an example of what folks in Puerto Rico are using to power their homes when the lights go out. (Vicky Diaz-Camacho | Flatland)
Esto es un ejemplo de la manera que la gente de Puerto Rico están manteniendo electricidad en sus casas durante un apagón. (Vicky Diaz-Camacho | Flatland)

En la isla, a 2,209 millas de distancia, esto es lo que hace que la electricidad y las estufas estén en funcionamiento. En Kansas City, amplifica canciones como “Pa Romper La Discoteca” de Farruko, seguida de “Todo Tiene Su Final” de Héctor Lavoe.

Amigos, familias y niños juegan y algunas parejas bailan, muchos con deslumbrantes sombreros puertorriqueños y camisetas de béisbol. La gente hace fila para comer pinchos de pollo o brochetas de cerdo a la barbacoa, que chisporrotean en la parrilla. Otros comen pasteles de hojaldre de guayaba.

En seguida, un sorteo de una prensa francesa con cafecito puertorriqueño.

Es la Pasadía Boricua, un día para que los puertorriqueños locales se congreguen. Apenas una semana antes, el huracán Fiona atravesó la isla.

Los boricuas que hicieron una vida en Kansas City hablan amorosamente de su isla natal que cinco años después del huracán María, está en ruinas nuevamente.

Martí, ingeniero eléctrico de profesión, no es tímido. Él está expresando su frustración con la forma en que se han desarrollado los esfuerzos de recuperación.

“Estamos cansados,” dice Martí, y luego señala a un podcaster que “lo dice mejor.”

En el video, el podcaster afirma su decepción de los líderes electos.

Jose Martí is an electrical engineer by trade and president of the Puerto Rican Society of Great Kansas City by night and weekends. Standing in front of a tennis court is a callback to his father. They'd agreed to get their minds off the hurricane on the court. (Ji Stribling | Flatland)
Jose Martí es un ingeniero electrico y el presidente de el Puerto Rican Society of Great Kansas City. Parada frente una pista de tennis es un to his father. They’d agreed to get their minds off the hurricane on the court. (Ji Stribling | Flatland)

“Es terrible,” dice Jorge Pabón, conductor de MoluscoTV.  “Realmente lo que estamos viviendo en Puerto Rico es un verdadero caos.”  Traducción: “ It’s terrible. Truly, what we’re living in Puerto Rico is legitimate chaos.” 

Pabón está enfurecido. ¿Cómo es posible que, cinco años después del huracán María, la oficina del gobernador no haya aprendido y no estuvieran preparados?

Los cortes de energía recurrentes han perjudicado a los isleños que aún están reparando lo que los terremotos recientes dañaron y lo que el huracán María dejó atrás hace cinco años.

Las súplicas del podcaster hacen eco de los sentimientos de Martí.

Pero no están pidiendo lastima. Quieren soluciones reales.

El desmoronamiento de los puentes y los constantes cortes de energía son síntomas de un problema más grande de infraestructura y del gobierno.

“Hemos estado lidiando con estos sistemas desde siempre,” dice Martí, recordando el hogar que dejó atrás en 2007.

Nunca tuvo la intención de irse para siempre, pero las oportunidades para los ingenieros eléctricos estaban en los Estados Unidos. Desde que se fue, se casó y tuvo dos hijos.

Martí dice que construir una vida sostenible en su tierra natal hubiera sido casi imposible. Sin embargo, siente que una parte de la narrativa de reconstrucción a menudo se pasa por alto.

Durante años, Puerto Rico ha luchado por encontrar su equilibrio. Los repetidos desastres naturales como los terremotos en el sur seguidos de los huracanes Irma, María y Fiona han hecho que sea más difícil recuperarse. Luego están los líderes corruptos del gobierno, agregó.

“Por supuesto, es una de las piezas que se relaciona con todo, pero nadie estaba hablando de eso … es que esto se relaciona con el cambio climático,” añade.

‘Crisis Aguda’

La Agencia de Protección Ambiental ha estado rastreando el impacto del cambio climático en el país. Las tormentas en la isla han empeorado en las últimas décadas, según el informe de la EPA de 2016 , y empeorarán aún más.

Hace seis años, la agencia predijo un empeoramiento de la velocidad del viento y más lluvias.

Eso es lo que vimos con los últimos huracanes, dice Isabel Rivera-Collazo, profesora de antropología en la Universidad de California-San Diego. Rivera-Collazo también es de la isla y se mudó a los Estados Unidos hace seis años.

Ha vivido otros huracanes, terremotos y ha sido testigo de los efectos devastadores de la falta de gobernanza.

“Hay un problema de una crisis aguda,” dice.

El trabajo de la profesora de arqueología se centra en la vulnerabilidad social al cambio climático y ambiental. Trabaja en estrecha colaboración con Borikua y Taino, comunidades indígenas puertorriqueñas.

Y solo en las últimas dos semanas, los estudiantes han compartido que sus familias que viven en áreas rurales de Puerto Rico están abandonadas. La abuela de un estudiante estaba desesperada por agua, pero no sabía a dónde acudir. Rivera-Collazo pudo ayudar, pero insiste en que no debería ser así.

Histórica y actualmente, estos residentes rurales sufren de una escasez de recursos.

“No fue la tormenta,” dijo Rivera-Collazo. “Este es un desastre social que se desencadena por la incapacidad de lo que debería ser la … infraestructura social para la respuesta a los desastres.” 

Muchos de los problemas presentes hoy en día se ven exacerbados por incidentes anteriores que se dejaron crecer.

Los líderes del gobierno de la isla con sede en la ciudad más poblada, San Juan, ignoran las necesidades de las comunidades desfavorecidas y las de las zonas más rurales, explicó. Luego, cuando los programas del gobierno federal de los Estados Unidos llegan, ellos no entienden a los lugareños.

Environmental archeologist Isabel Rivera-Collazo was recently awarded a grant for a project with Haskell Indian Nations University in Lawrence, Kansas. (Contributed)
Environmental archeologist Isabel Rivera-Collazo was recently awarded a grant for a project with Haskell Indian Nations University in Lawrence, Kansas. (Contributed)

“(Ellos están) tratando de imponer estas soluciones externas que no son relevantes para nuestra isla,”  agregó Rivera-Collaza.

Muchos de los proveedores de respuesta de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) están mal equipados para navegar por el terreno montañoso del Caribe, y mucho menos interactuar con personas en crisis. El conocimiento cultural es clave en situaciones de desastre.

Por ejemplo, Martí dice que algunas compañías envían empleados que no hablan español, agregando otra barrera más.

Eso surgió en el Informe Estatutario de FEMA de la Comisión de Derechos y Protecciones Civiles: “FEMA no tenía suficientes empleados de habla hispana para apoyar en la Isla, lo que llevó a retrasos en la ayuda y asistencia. Incluso después de que los documentos habían sido traducidos al español, a menudo eran inexactos y confusos”.

También señalaron la rapidez con que se envió ayuda a Texas, que es un territorio estadounidense, a raíz del huracán Harvey en comparación con Puerto Rico, después del huracán María. Esto ha agregado más presión para ver cómo la administración del presidente Biden ha respondido a los recientes huracanes.

En una conferencia de prensa, Biden se dirigió a los dos huracanes recientes, pero dijo lo siguiente a los puertorriqueños:

“Sí, Puerto Rico es un lugar fuerte, y los puertorriqueños son personas fuertes. Pero, aun así, han tenido que soportar tanto y más de lo necesario, y no han recibido la ayuda de manera oportuna.”

‘Qué Diferencia’

Por otro lado, algunos isleños que han aterrizado en la ciudad de Kansas, una ciudad sin mar, ven el país como una segunda oportunidad.

Ese es el caso de los ex policías de Puerto Rico Jeraida Pantoja Piccard y Edwinel Vélez Albino. Piccard y Albino se conocieron en la academia, se casaron en 2013 y tuvieron una hija un año después.

Sus vidas se volcaron durante la última tormenta y lo recordaron como si fuera ayer. Habían estado de vacaciones en 2017, cuando ambos fueron llamados de vuelta al trabajo.

Sopló el viento. Se apagó la electricidad. Luego, se silenció la radio.

Su hija de 3 años en ese momento y sus padres estaban en casa, pero no tenían forma de notificarles de su estado.  Así que pasaron cuatro días sin acceso a duchas, todavía con su uniforme, y tenían sólo un puñado de bocadillos para su sustento.

“Es bastante difícil. Y a la misma vez, en mi caso, preocupada por la nena”, dijo Picard. “Yo no sabía si ella estaba viva, si en mi casa había ocurrido algo.” Traducción:  “It ‘s so difficult. At the same time, in my case, I was worried about my little girl. I didn’t know if she was alive, or if something bad had happened at my house.”

Desde su punto de vista, la gente ha olvidado cómo el huracán de 2017 desestabilizó la isla. Como oficiales, se les dijo que permanecieran en su cuartel general en caso de que surgiera una emergencia.

Estaban atrapados y separados. Piccard en su estación y Albino en la suya.

Ella trabajaba en la Policía Municipal de San Juan, P.R., que cubre solo el área de San Juan. Él trabajaba en la Policía de Puerto Rico, que cubre todo el estado libre asociado.

Una vez que la tormenta disminuyó, lo que vieron los sorprendió.

“Cuando salimos todo era como si fuera un desierto,” dice Piccard. “Los árboles todo …  perdieron sus hojas.”  Traducción: “When we stepped outside, everything was like a desert. The trees, all of them, had lost their leaves.”

Su esposo asintió. Era como una escena de una película apocalíptica, o como si una bomba atómica hubiera golpeado, dijo en español.

“Eso parecía una película apocalíptica”, dijo él. “Parecía como si hubiera caído una bomba atómica. Así se veía todo.”  Traducción: “It looked like an apocalyptic movie. Like an atomic bomb had hit.”

Recordaron que se encontraron con un árbol de 100 años en Río Piedras que había sido arrancado con  raíces y todo. Este fue el resultado del huracán Irma. Pero su comunidad sería devastada una vez más.

Llegó a un punto crítico cuando el abuelo de Albino murió el día que azotó el huracán María. El hospital se había quedado sin electricidad. Su abuelo requería diálisis que no podían proporcionarle.

“Muchos murieron,” relató Albino. “Muchas personas porque no pudieron darse diálisis y él (mi abuelo) fue uno de ellos.” Traducción: “So many people died. Many because they couldn’t get dialysis and my grandpa was one of them.”

El desmoronamiento de la infraestructura después del desastre fue solo una parte de lo que los impulsó a mudarse. Por un lado, Albino había estado pagando en su cuenta de jubilación solo para notar que esos fondos estaban agotados. Todavía sigue esperando que el gobierno le regrese los $15,000.

Aun así, sonríen. Comenzaron un pequeño negocio de jabones hechos a mano y se sienten seguros de su futuro.

Desde donde están sentados, en su casa recién comprada en Olathe, ahora es el momento de presionar a los líderes y compañías como LUMA para que den un paso adelante.

Lo que experimentaron durante los huracanes Irma y María no tenía por qué ser el caso de las personas que vivían en la isla hace dos semanas atrás. Ellos siguen añorando su isla del encanto. Mirando hacia atrás hoy, se dieron cuenta de que, como muchos de los residentes de Puerto Rico hoy en día, carecían de necesidades básicas como aire acondicionado, electricidad confiable y una buena carrera.

“Ahora nosotros estamos aquí y decimos, ‘Wow, ¡qué diferencia!'” Dice Picard. “Es triste porque nosotros amamos nuestra isla, pero tener que llegar acá para tener una mejor calidad de vida cuando nosotros hubiéramos deseado estar allá.”

Traducción: “Now we’re here and say, ‘Wow, what a difference!’ It’s sad because we love our island but to arrive in the U.S. to obtain a better quality of life when we’d much rather be over there.”  

Lecciones Aprendidas

El apoyo económico no es necesariamente el problema, dicen algunos puertorriqueños.

De hecho, algunos críticos han señalado la mala administración de miles de millones en fondos y recursos de la respuesta de FEMA en 2017. Otros apuntan a contratos desiguales, caso y punto LUMA Energy , con compañías externas que no conocen la tierra o la gente.

Martí, como ingeniero y nativo de Puerto Rico, quiere ver que el gobierno tome medidas para ayudar realmente a la isla a recuperarse. Pero se necesita intención, un entendimiento más matizado de la infraestructura puertorriqueña y escuchar las necesidades de la gente.

La reconstrucción de Puerto Rico debe tomar en cuenta cómo vive la gente.

Un ejemplo es la plataforma de asistencia por desastre de FEMA, que pasa por alto la capacidad de algunos residentes para navegar por el sitio de gobierno, llamar o descargar un formulario en línea. Los cortes de energía en toda la isla y las personas sin acceso a una computadora se pierden en la situación.

En segundo lugar, está el tema de la propiedad.

“Cuando pones eso en contexto, hay un par de cosas que puedes hacer. El gobierno podría ayudar a legalizar su ubicación”, explicó Martí. “(FEMA) podría decir: ‘Oye, te vamos a dar el título de propiedad para que puedas obtener dinero para reconstruir, pero no puedes quedarte aquí'”.

El desplazamiento y la gentrificación han sido otro gran problema para las empresas. Esto fue parte de un combo del reportaje y video musical producido por la periodista Bianca Graulau y Bad Bunny.


Puerto Rican artist Bad Bunny released his music video for “El Apagón,” which translated means “The Blackout.” At around 4 minutes in, he features a documentary by Puerto Rican journalist Bianca Graulau on why the disasters like this have deeper roots in corruption, lack of federal support networks and what locals have to say about it.

Rivera-Collazo explica que todas estas cuestiones son complejas e interconectadas.

Para muchos isleños, los hogares se transmiten de generación en generación. Pero FEMA ha estado exigiendo que las casas dañadas sean demolidas. Construirán nuevas casas en ese terreno, pero son pequeñas, casas diminutas de dos dormitorios, dice.

Por lo tanto , los sobrevivientes del desastre se ven obligados a lidiar con la pérdida de su hogar, así como el patrimonio cultural y el acceso a la comunidad, mientras navegan por la neblina de otra tormenta de categoría 5.

“Tú sabes, es muy cansado,” dijo. “Estamos teniendo un problema con la propiedad de la tierra debido a nuestras formas de vida tradicionales.

“Podrías estar viviendo en la casa que fueron de tus padres y tus abuelos y tus bisabuelos. Pero no hay título, así que, si construyes una casa nueva , ¿quién va a pagar los impuestos?”

A principios de octubre, el presidente Biden anunció que reservará 60 millones de dólares para ayudar a reconstruir la isla. Este anuncio sigue a un nuevo  informe de Axios que mostró que los millones asignados para el huracán María cinco años atrás, fueron mal utilizados.

Las personas entrevistadas por Flatland tenían historias de personas que no recibieron sus fondos, muchas de las cuales necesitaban ayuda urgentemente.

Los críticos sospechan de fraude, según Axios.

La auditoría de Seguridad Nacional admitió que FEMA operó de manera ineficaz, no contabilizó adecuadamente los fondos adelantados, los empleados y más. Estos problemas no eran nuevos, como se había informado antes, pero subrayaban un problema más amplio de cómo operan los equipos de respuesta a desastres.

Para los puertorriqueños que han echado raíces en Kansas City, su súplica ahora es que los líderes escuchen. No más fotos repartiendo agua a comunidades seleccionadas en áreas de fácil acceso.

Su petición a los líderes comunitarios es seguir presionando a los que están en el poder.

“Tratemos de poner a Puerto Rico en el camino correcto,” dijo Martí ” …  Ya es hora de un buen gobierno.”

Vicky Diaz-Camacho cubre asuntos de comunidad para Kansas City PBS.

Update: Incluyimos los comentarios de LUMA Energy ServCo’s despues de publicación.

Like what you are reading?

Discover more unheard stories about Kansas City, every Thursday.

Thank you for subscribing!

Check your inbox, you should see something from us.

Enter Email
Power Kansas City journalists to tell stories you love, about the community you love. Donate to Flatland.

Leave a Reply

Your email address will not be published.